Palé jubilado, palé feliz

  • http://www.deceuninck.es/blog/wp-content/uploads/sites/4/2014/04/pale-reconvertido-en-mesa-wpcf_620x250.jpg
  • http://www.deceuninck.es/blog/wp-content/uploads/sites/4/2014/04/pale-reconvertido-en-jardinera-wpcf_620x250.jpg

Vida sacrificada y dura la del palé. Obligado a soportar kilos y kilos sobre sus tablones y, en muchos casos, siendo abandonado en cualquier contenedor de la ciudad. Pero cuando el sol empieza a asomar y la temperatura se dulcifica, nos van entrando ganas de arreglar los espacios al aire libre de nuestra vivienda, ¿no? Pues alguien, en un destello de creatividad y compasión por los palés, decidió darles una segunda y apacible vida. ¿Repasamos qué se puede hacer con ellos?

Antes de nada, te recomendamos que si te haces con uno, lo lijes. Si no, puede ser que acabes con unaastilla en el dedo o en la mano con un simple roce. Aunque la reinterpretación que le quieras dar al palé sea una alternativa económica, sostenible y ecológica, conviene acondicionarlo para la vida doméstica.

Yo antes era un simple palé.

Uno de sus usos más comunes es transformarlo en un sofá, ya sea de interior o exterior. Hay bastantes opciones dependiendo de lo que necesites: con ruedas, con respaldo, con reposabrazos… Lo más recomendable es apilar un par de ellos para conseguir cierta altura y así ganar en comodidad. Luego, encima, ponle un colchón, cojines o una colchoneta.

El palé es un fiel aliado de la jardinería y su aspecto rústico acompaña muy bien a las plantas. Usarlo como macetero o jardinera es realmente fácil. No es necesario atornillar. Con solo lijar y pintar, listo. En los huecos de las patas del palé introduces las macetas y ya está. Ahorras espacio y puedes agrupar las plantas a tu gusto.

Si consigues un palé de tamaño mediano o pequeño y con un buen grosor, de los que se utilizan para transportar frutas y que parecen un cajón, puedes incluso hacer una cama para tu mascota. Solo necesitas acondicionarlo, cortar el tablón de uno de sus lados para que tu fiel compañero pueda entrar y salir con facilidad, y añadirle una manta o un cojín. Ya verás como así no se anexionará tu cama por la noche.

Abanico de opciones.

Las mutaciones que puede tener un palé son prácticamente inabarcables: camasestanteríasmesas de centrorevisteroscabeceroszapateros… En Mirando por la ventana hemos visto algunos usos difíciles de creerlámparasfalsas paredescunascolumpios e incluso cabañas. Vamos, el límite parece ser laimaginación y la maña de cada uno.

Si quieres hacerte con uno, busca cerca de los mercados y comercios de tu zona. En muchas ocasiones los dejan tirados en la calle. También puedes preguntar a los comerciantes directamente, quizá te los den. Otra opción es comprarlos. Hay webs que los venden por unidades y tienen un precio entredos y cuatro euros, aproximadamente.

¿Tienes palés en casa a los que hayas dado una segunda oportunidad? Cuéntanos qué ha hecho con ellos, nos morimos de ganas de ver tus creaciones.

Photo 1 credit: pierrevedel.com via photopin cc
Photo 2 credit: FarOutFlora via photopin cc


Este artículo está publicado en: Eco Hogar, Trendycasa con las palabras clave siguientes: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>