Eficiencia

La Revolución del 17 ya está aquí

  • construcción
  • eficiencia energética
  • energía
Se ha ido otro año y afrontamos el nuevo con ilusión, alegría y determinación…

Recibimos noticias de los nuevos materiales de construcción que harán su pequeña revolución en el sector y aprovechamos para lanzar proclamas sobre cómo, cada uno de nosotr@s, podemos evitar el cambio climático con pequeños gestos.

Los científicos siempre tienen la tarea de crear materiales para la construcción que solucionen problemas globales, siendo más eficientes, disminuyendo costes y siendo amigables con el medioambiente. Veamos la que se nos avecina:

  • Madera traslucida: un proceso elimina químicamente la Lignina de la madera, haciendo que se vuelva muy blanca. El sustrato poroso resultante es impregnado con un polímero transparente, igualando las propiedades ópticas de ambos.
  • Material de muro hidratado: tiene la capacidad de retener hasta 400 veces su volumen en agua y en días calurosos evaporan su contenido, reduciendo la temperatura de los espacios.
  • Ladrillo hecho con colillas de cigarrillos: dicen que es posible fabricar ladrillos de barro, ligeros y eficientes, con ellas.
  • Hormigón para construir en Marte: se está trabajando en optimizar una tecnología de hormigón a base de azufre.
  • Cemento que produce luz: absorbe e irradia energía lumínica, con el objetivo de brindar una mayor funcionalidad y versatilidad desde el punto de vista de eficiencia energética.
  • El refuerzo antisísmico más ligero fibra de carbono termoplástica cubierta con fibras sintéticas e inorgánicas, revestida con una resina termoplástica.
  • Muebles biodegradables: hechas a partir de una serie de costillas blancas en forma paramétrica, con una tapa acolchada.
  • Ladrillo que aspira la polución del aire: su función principal es la filtración ciclón, que separa las partículas contaminantes pesadas del aire y las deja caer en una tolva desmontable.
  • Bioconcreto, el cemento que se repara a sí mismo.

deceuninck-pvc-materiales-revolución3

Increíble ¿verdad? ¿Y si comenzamos nosotros, que no somos científicos, por disminuir considerablemente nuestras emisiones de CO2?

  • Separando la basura. En 2015, se evitó la emisión de 1,2 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera por esto.
  • No derrochando energía. El cargador de tu móvil enchufado todo el tiempo, aunque no esté conectado al teléfono seguirá consumiendo electricidad.
  • Consumiendo alimentos bajos en carbono. Deberíamos reducir el consumo de carnes porque la ganadería es uno de los mayores contaminantes de la atmósfera.
  • Usando el coche, lo justo y necesario… Para viajes a grandes distancias, mejor el tren que el avión, que es el causante de gran parte de las emisiones de CO2 emitidas a la atmósfera.
  • Ahorrando agua. Lavar con agua fría o tibia ahorra 150 kilos de CO2. Aprovechando también el agua fría de la ducha para usarla en el retrete, regar las plantas y limpiar los suelos.

deceuninck-pvc-materiales-revolución1

Mientras nos congratulamos con noticias como esta: el grafeno, ese material tan sorprendente, no solo podría revolucionar la tecnología fotovoltaica por su bajo coste sino que ahora puede convertir el dióxido de carbono en combustible líquido. Un equipo de la Universidad Rice, en Houston, Texas, así lo afirma…

Feliz año nuevo a todos, desde Deceuninck. Continuaremos preocupándonos por el medio ambiente, siendo revolucionariamente inteligentes e innovadores. Es nuestro deseo.